Energizando | Noticias | Energía solar, una de las fuentes de energía a la que estamos apostando

Energía solar, una de las fuentes de energía a la que estamos apostando
13 junio, 2018

6.500 millones de años de vida le quedan al sol, según datos de la NASA. Es la fuente inagotable de energía que hoy está revolucionando el mundo, no solo por su poder, sino por la necesidad de la humanidad de soluciones sostenibles de generación de energías limpias.

Actualmente, en varios países esta tecnología ha evolucionado hasta el punto de ser competitiva con las demás fuentes convencionales de producción eléctrica, y se espera que en algunos años se convierta en un sistema sostenible en el mundo.

La energía solar es inagotable y renovable, lo que la hace una de las soluciones inminentes para reducir el carbono en el planeta y el calentamiento global, dado los efectos perjudiciales de la presencia excesiva de combustibles fósiles.

La generación de energía a partir del sol, es la recopilación de las ondas emitidas por la principal estrella, esta es transformada en electrones al pasar por paneles solares (cédulas solares fotovoltaicas).

Hoy, en Energizando, apostamos a esta nueva tecnología para contrubuir con el cuidado del medio ambiente e innovar con la aplicación de sistemas renovables.

¿Por qué apostarle a la generación de energía eléctrica con paneles solares?

Las fuentes de energía como el gas, el carbón y el petróleo, son no renovables, y de hecho, ya varios yacimientos se están agotando; lo que hace más que necesario buscar otras fuentes de energía renovables y no contaminantes.

La energía emitida por el sol, puede ser suficiente para satisfacer las necesidades globales, y esta puede ser aprovechada de varias formas: calefacción solar, arquitectura solar, solar fotovoltaica, fotosíntesis artificial y enfriamiento solar, entre otros.

Esta energía además, tiene la potencia necesaria para abastecer el planeta entero, de hecho, 20.000 veces más de la que necesitamos. Y, en esta proporción es mucho más poderosa que todas las reservas de petróleo, gas natural y carbón.

Y, su aplicación puede ser mucho más sencilla que, por ejemplo, las hidroeléctricas. Cuyos sistemas requieren mucha más infraestructura y pueden llegar a afectar ecosistemas y poblaciones cercanas.

Otros artículos